UN POCO DE HISTORIA…

En 1995 se sanciona la ley de educación superior número 24.521, donde se permite la creación de nuevas universidades tanto públicas como privadas, también se crea como organismo controlador la CONEAU (comisión nacional de evaluación y acreditación universitaria).

Actualmente esta ley regula la educación impartida en los claustros universitarios en todas las disciplinas y por ende regula la carrera de Kinesiología y Fisiatría en todas las universidades del país.

LA LEY Y NOSOTROS 

Dentro de los varios artículos que componen la ley hay dos que son importantes sobremanera, los artículos 42 y 43, los mismos plantean que carreras son denominadas de riesgo para la sociedad (las que figuran en el 43) y cuáles no (el 42), la Carrera de Kinesiología y Fisiatría se encuadra hasta ahora en el artículo 42 de la ley 24.521.

En el Artículo 43 de la Ley de Educación Superior se establece que algunas carreras universitarias deben ser controladas por el Estado Nacional, ya que el ejercicio profesional está íntimamente relacionado con la concepción de riesgo directo para la población.

Este concepto implicaría (en el caso de cambiar de articulo) la contingencia o probabilidad de daño y riesgo directo: sin detenerse en puntos intermedios, ya que una «formación deficiente de los Kinesiólogos en lo referido a conocimientos teóricos específicos o a la falta de entrenamiento práctico, que asegure idoneidad a las acciones a realizar en la práctica profesional, atentaría contra la salud, el bienestar y la calidad de vida de la población, poniendo a ésta en situación de riesgo directo».

Cito textual el artículo:
Artículo 42: 

Los títulos con reconocimiento oficial certificarán la formación académica recibida y habilitarán para el ejercicio profesional respectivo en todo el territorio nacional, sin perjuicio del poder de policía sobre las profesiones que corresponde a las provincias. Los conocimientos y capacidades que tales títulos certifican, así como las actividades para las que tienen competencia sus poseedores, serán fijados y dados a conocer por las instituciones universitarias, debiendo los respectivos planes de estudio respetar la carga horaria mínima que para ello fije el Ministerio de Cultura y Educación, en acuerdo con el Consejo de Universidades. 

De este artículo se desprenden algunas conclusiones:

El título universitario y su formación académica es lo que define las incumbencias de cada profesión, sin pasar por arriba las leyes que regulan el ejercicio de la profesión de cada provincia. Esto es deficiente ya que las universidades tienen diferentes currículas y hoy los egresados de las distintas facultades posen conocimientos muy dispares. ¿Si la formación es diferente pueden sus incumbencias ser iguales?

Con respecto a la diferente duración de la carrera según la universidad donde se realice, hoy es un factor determinante en la toma de decisión del alumno para elegir la casa de estudios, inclusive por sobre el programa de la carrera y esta falencia está amparada por la ley. El futuro alumno al terminar el secundario no solo toma en cuenta la carrera que quiere hacer, dentro de esa decisión entra a tallar el plan de estudios, el prestigio de la casa universitaria, si la facultad es privada o pública con su correspondiente desembolso económico y cada vez con más peso la duración de la carrera.

En el segundo párrafo del artículo dice que los contenidos los define cada universidad y lo único que se debe respetar es una carga horaria mínima, dando al mercado laboral la diferente formación y calidad de los profesionales que hay actualmente. No es menor este apartado ya que no se habla de contenidos mínimos sino de carga horaria mínima, tampoco define cuanto de esa carga horaria corresponde a horas practicas o teóricas, ni tampoco la duración en años. En el territorio argentino hay 21 universidades entre públicas y privadas que enseñan kinesiología, con diferentes modalidades de cursadas, materias, contenidos y calidad tanto de la información que otorgan como de quienes la enseñan, tanta diversidad en este caso solo perjudica la formación académica del alumnado.

¿Y EL ARTÍCULO 43 DE QUE SE TRATA? 

Integran este artículo hasta el día de la fecha (julio del 2013) las carreras de Medicina, Psicología, Farmacia y Bioquímica, Veterinaria, 18 carreras de Ingeniería, Arquitectura y Odontología.

 La incorporación o exclusión a este artículo es dinámico, hoy hay carreras que no están que mañana puede estar en el artículo 43 y alguna de los que hoy está en el futuro puede dejar de estarlo, lo que hoy no es factible de producir daño o ser peligroso mañana puede serlo, en este sentido el sistema de la ley es abierto y depende de los progresos sociales de las diferentes carreras para decidir su inclusión o no a este artículo.

Cito textualmente:

Artículo 43:

Cuando se trate de títulos correspondientes a profesiones reguladas por el Estado, cuyo ejercicio pudiera comprometer el interés público poniendo en riesgo de modo directo la salud, la seguridad, los derechos, los bienes o la formación de los habitantes, se requerirá que se respeten, además de la carga horaria a la que hace referencia el artículo anterior, los siguientes requisitos:

a) Los planes de estudio deberán tener en cuenta los contenidos curriculares básicos y los criterios sobre intensidad de la formación práctica que establezca el Ministerio de Cultura y Educación, en acuerdo con el Consejo de Universidades;

b) Las carreras respectivas deberán ser acreditadas periódicamente por la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria o por entidades privadas constituidas con ese fin debidamente reconocidas.

El Ministerio de Cultura y Educación determinará con criterio restrictivo, en acuerdo con el Consejo de Universidades, la nómina de tales títulos, así como las actividades profesionales reservadas exclusivamente para ellos. 

En este articulo las carreras que pertenecen al mismo son profesiones reguladas por el Estado por que el ejercicio pone en riesgo:

  • La salud
  • La seguridad
  • Los derechos
  • Los bienes

O la formación de los habitantes.

Por tal motivo se regula no solo la cantidad de horas, además regula las horas teóricas y las prácticas o taller, sino también los contenidos mínimos de la curricula para que la gente que estudia pueda tener una formación equitativa y de calidad en cualquier lugar del país ya sean en una universidad pública o privada. El plan de estudio será acordado entre el ministerio de Educación y el consejo de universidades (privadas y públicas).

Los planes de estudio deberán tener en cuenta:

  1. Los contenidos curriculares básicos
  2. Los criterios sobre intensidad de la formación práctica
  3. La duración de la carrera.
  4. Las actividades reservadas al título

Por lo tanto, el Estado regulará tanto la formación de grado como la de posgrado en estas carreras.

En el inciso b se menciona el tema de la acreditación periódica por la CONEAU, esa acreditación permite constatar que lo que dicen los programas de estudio realmente se den al alumno y lo deberá cumplir sino no va a poder acreditar la carrera y la misma será cerrada y desacreditada, sin posibilidad de tomar nuevos alumnos (los que ya están podrán terminar la carrera, el Estado les garantiza ese derecho sin perjuicio alguno) y sin validez nacional al título otorgado.

La acreditación permite verificar que se den los contenidos prometidos, que los profesores tengan la carrera docente pedagógica hecha, la infraestructura para dar las clases, los prácticos y rotaciones hospitalarias, realmente es un salto de calidad.

Para las carreras que no acreditan se otorga un plazo para subsanar las falencias y sino de forma inmediata se impedirá que haya nuevos inscriptos y debe garantizar que los que ya son alumnos puedan obtener el título sin perjuicio alguno. 

En el año 2004 se empezó a trabajar en forma conjunta, entre las universidades públicas y privadas, para fundamentar el paso de la carrera de Kinesiología y fisiatría del articulo 42 al artículo 43 de la ley de educación superior, ese intento quedo parado y se retomaron los esfuerzos desde el año 2008 hasta la fecha (julio 2013).

La carrera quedo conformada, entre otros, con los siguientes cambios:

  • Titulo único de “Licenciado en Kinesiología y Fisiatría”, unificando los diferentes títulos que hay en la actualidad y sus equivalentes desde la fecha de aceptación al nuevo artículo.
  • Carrera de 5 años de duración y 3500 horas de carga horaria como mínimo.
  • La mitad de la carga horaria (1750 hs) se destinará a la formación teórica y la otra mitad a la formación práctica (1750 hs). 

CONCLUSIONES FINALES

Creo que la posibilidad que otorga este artículo de poseer incumbencias reservadas, es un gran paso contra el intrusismo que sufre nuestra carrera y nuestros pacientes. 

Pertenecer o no a este artículo no sirve para calificar a una carrera sobre otra. El criterio de inclusión no radica en la importancia, prestigio o jerarquía de la carrera, sino en el potencial riesgo que implica para la sociedad los profesionales que forma; (Las carreras de Abogacía o Contador Público no están incluidas en este artículo, sin embargo, a nadie se le ocurre pensar que son disciplinas de menor importancia o jerarquía para la sociedad).

Por último, es muy bueno tener un gran reconocimiento académico y científico para ser una parte más del grupo interdisciplinario de salud pero sin un reconocimiento legal que nos de una entidad formal no tiene sentido, por eso, bienvenida la novedad, por el objetivo por el que tanta gente trabajo y lo sigue haciendo desde los escritorios y desde el ejercicio de tan maravillosa profesión en el día a día.